Un Mes No Basta

Estamos iniciando octubre, el mes en que hace concientización sobre la lucha contra el cáncer de mama y la prevención del mismo.

Hace 3 años que vengo participando en este mes en charlas y talleres para ciertos grupos organizados. Muchas veces se piensa que la psicología relacionada al fenómeno del cáncer está para acompañar el área emocional; si bien es un aspecto fundamental, también desde la psicología de la salud se puede actuar:

  1. Haciendo conciencia y modificación de ciertos comportamientos y como estos pueden influir en la aparición o desarrollo de un gran número de cánceres; la adopción de estilos de vida saludables puede salvar más vidas que cualquier tratamiento.
  2. La detección precoz de algunos cánceres con autoexámenes y tests de pesquizaje en la población pueden aumentar la supervivencia. Para la implementación de medidas de autocuidado y programas de pesquizaje (screening) deben tomarse en cuenta, además de aspectos epidemiológicos, clínicos y técnicos, aspectos psicosociales, incluida la creación de condiciones para la participación activa de la población en estos programas y la evitación o disminución de riesgos psicosociales de los mismos.
  3. La Psicología Oncológica y la Psiconeuroinmunología tratan de demostrar que el estrés y las emociones pueden contribuir, de diferente manera, a la génesis y desarrollo del cáncer, y también, al pronóstico y supervivencia con calidad de los pacientes.
  4. La necesidad de informar correctamente al paciente favorece la toma de decisiones del enfermo, mejora la relación médico-paciente e incrementa su adherencia a los tratamientos. El problema de la información del diagnóstico y el pronóstico (la llamada “comunicación de malas noticias”) no puede hacerse al margen de consideraciones psicológicas y personales y aun cuando sea una tarea propia del médico, éste necesita de formación y orientación psicológica adecuada para cumplirla con éxito.
  5. El desarrollo de estudios y de medidas de evaluación de la calidad de vida de pacientes y familiares en diferentes estadíos de la enfermedad, son necesarios para la toma de decisiones y para la implementación clínica de tratamientos más integrales y eficaces.
  6. La evaluación y tratamiento integral del paciente con cáncer y su familia, incluyendo los aspectos psicológicos, puede disminuir el impacto emocional de la enfermedad independientemente del estadío evolutivo en que se encuentre la enfermedad.
  7. El desarrollo alcanzado en técnicas y procedimientos psicológicos, especialmente en los derivados del enfoque cognitivo-conductual, permite disminuir síntomas y molestias en los pacientes.
  8. Los resultados de estudios psicosociales en la atención al personal de salud que trabaja con enfermos de cáncer (evaluación, prevención y control del llamado “síndrome de burnout” en los profesionales), condición indispensable para la prestación de servicios de excelencia.

Como pueden ver, estos son apenas 8 aspectos básicos de lo que un profesional en psicología puede aportar a esta lucha. Una lucha que se debe realizar todos los días, no basta con sólo un mes o un día en específico, las personas debemos ser dueños de nuestra salud y la prevención de enfermedades y esta prevención debe ser un estilo de vida.

 

DR. ANGEL ESPINOZA MORA

M.SC. PSICOLOGÍA CLÍNICA Y DE LA SALUD

COD. 8174

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s